- Blog Sexología - http://www.blogsexologia.com -

Estrés y sexualidad


Warning: strrpos(): Offset is greater than the length of haystack string in /home/blogsexo/public_html/wp-content/themes/theme-clarinada-v3/functions.php on line 256

Warning: strrpos(): Offset is greater than the length of haystack string in /home/blogsexo/public_html/wp-content/themes/theme-clarinada-v3/functions.php on line 263

El estrés es uno de los grandes males de la época actual, cada día más personas son víctimas de sus consecuencias nefastas que afectan no solo la calidad de vida de los individuos, sino también su salud física. Este problema alcanza a todos los aspectos de la vida, incluso hay una estrecha relación entre estrés y sexualidad.

La sexualidad requiere de un ambiente favorable para desarrollarse plenamente, pero si las condiciones son deficientes, la respuesta sexual también. Por ello en situaciones de estrés excesivo o prolongado, las personas pierden el interés sexual o al menos, su respuesta disminuye sustancialmente.

Por otra parte, en el mundo en que vivimos, la carrera por lograr la perfección alcanza también al ámbito sexual, de modo que se establece un círculo vicioso donde no se logra una sexualidad plena, lo cual conduce a un mayor estrés.

Estrés y sexualidad están tan vinculados, que muchas veces el no alcanzar el orgasmo produce un sentimiento de culpa [2] por no haber logrado la meta, por haber defraudado a la pareja y el objetivo de lograr el placer queda relegado a un segundo plano.

El estrés afecta de una forma más negativa a aquellas parejas que están basadas en el sexo genital porque no se logra el placer debido a que el cuerpo no está en condiciones de responder adecuadamente.

Las parejas que gozan de una sexualidad más global tienen otras herramientas para afrontar el estrés, ya que dan importancia a otras cosas también y pueden suplir las carencias en lo físico.

De todas formas, siempre es necesario mantener la seducción para que la relación no se estanque y se vuelva aburrida. Las caricias y los besos [4] deben estar presentes en cualquier circunstancia, aún en la más estresante. El contacto físico con el otro refuerza los lazos y sirve para descargar tensiones, de modo que también puedes utilizar de una forma beneficiosa la relación estrés y sexualidad. Además debes tener en cuenta que toda actividad física contribuye a distenderte y a darte más energía, y no hay mejor ejercicio que el sexo, de modo que puedes combatir el estrés y mejorar tu pareja, todo a un tiempo.